Eucalipto + Lavanda

Eucalipto + Lavanda

Precio habitual
$15.00
Precio de venta
$15.00
Precio habitual
$24.00
Agotado
Precio unitario
por 

Esta manteca corporal ayuda a hidratar profundamente; pero no es grasoso y es ligero para la piel. Tiene increíbles capacidades de restauración de la piel. Ayuda a calmar las afecciones de la piel seca como el eczema y la dermatitis. Ayuda a proteger la piel de los dañinos rayos UV y de las condiciones climáticas extremas. Al ser un súper antioxidante, tiene una gran capacidad antienvejecimiento, lo que hace que la piel quede suave, flexible y con un aspecto aún más joven. La naturaleza antiinflamatoria de la mantequilla de mango es beneficiosa para reducir las irritaciones de la piel, las erupciones cutáneas y las picaduras de insectos.

Notas olfativas: aceite esencial de eucalipto orgánico, aceite esencial de lavanda orgánico

INGREDIENTES PRINCIPALES:

Avena coloidal: la avena combate naturalmente el enrojecimiento y la irritación de la piel. La avena alivia la irritación de la piel y las erupciones que pican, como la dermatitis, el eccema y la hiedra venenosa.

Mantequilla de mango- Tiene propiedades hidratantes profundas. Ayuda a eliminar imperfecciones y reducir las líneas finas debido a sus propiedades antienvejecimiento.

Mantequilla Kokum- Ayuda a prevenir la sequedad de la piel. Ayuda a curar los labios secos y agrietados. Ayuda a regenerar las células de la piel y reducir la degeneración de las células de la piel. Suaviza la piel y ayuda a restaurar la flexibilidad de la piel. No obstruye los poros y tiene propiedades antioxidantes.

Cómo utilizar : Utilice la humedad diaria de la piel y la humedad reparadora nocturna. Masajear por todo el cuerpo prestando especial atención a las zonas secas y con parches. Úselo por la noche después de un baño o ducha tibio para retener la humedad. Masajee los pies y póngase calcetines antes de acostarse. Tenga en cuenta que un poco es suficiente.

El Señor es mi protector; él es mi fuerte fortaleza. Mi Dios es mi protección, y con él estoy seguro... ~Salmo 18:2